(33) 3669 3651 / 3669 3652

Circ. Agustín Yáñez No. 2692

Historia de una ruina anunciada

Francisco era desde la preparatoria el joven que todos querían ser: tenía buena presencia, facilidad para los deportes, inteligencia para los estudios y una gran capacidad para relacionarse.
 
Su madre había quedado viuda desde joven y sacar adelante a su hijo no le resultó nada fácil. 
 
Vivían en una casa de clase media y Francisco contaba con un apoyo del 50% en el colegio privado en donde estudiaba. Durante la preparatoria hizo un gran esfuerzo para obtener una beca de excelencia en la universidad más prestigiosa del país…. Y lo logró.
 
Al ingresar en la universidad a la carrera de Mercadotecnia, le fue muy fácil ser aceptado por su inteligencia, su talento como deportista le abría muchas puertas. Cuando estaba en el sexto semestre un compañero le ofreció trabajo en la empresa mobiliaria de su padre para que los apoyara con sus ideas novedosas en el área comercial.
 
El día que se graduó por mención honorífica, le dieron la excelente noticia de que había sido ascendido a Gerente de Ventas. Su sueldo se elevaría a los $30,000.00 más comisiones, ¡una fortuna para un joven recién egresado de la universidad!
 
Francisco vivió la vida que siempre había deseado. Pagaba sin preocuparse por el dinero y mantenía una vida social muy activa. A los dos meses de su ascenso se presentó a su oficina Jaime, un compañero de generación en la universidad, él había tomado un camino muy diferente como Asesor Profesional de Seguros de una afamada aseguradora internacional. Después de ponerse al día sobre sus respectivas vidas, Jaime lo invitó a separar un 10% de sus ingresos para que adquiriera un programa que le permitiera invertir en instrumentos con atractivos rendimientos. También protegería a su mamá en caso de fallecimiento y a él mismo en caso de incapacidad.
 
Francisco negó con la cabeza. Le respondió que los seguros no eran para él pues estaba joven, sano y no se pensaba morir. A demás, todo lo que ganaba lo tenía presupuestado en disfrutar y mantener un estilo de vida. También le confesó que sus tarjetas de crédito estaban saturadas y que sólo pagaba el mínimo para que no se las cancelaran.
 
Jaime lo miró con atención, “Francisco, te digo lo siguiente como amigo: nunca pensé que tu inmadurez e irresponsabilidad fueran proporcionales a tu inteligencia y talento. Te invitó a pagar el 100% de tus tarjetas y a ahorrar. Pero, sobre todo, piensa en tu madre.” Jaime dejó una tarjeta de contacto sobre el escritorio y se marchó. Francisco se limitó a guardarla en un cajón junto con los consejos de su amigo.
 
El tiempo pasó y Francisco se convirtió en Director Comercial. Ahora sus ingresos netos superaban los $150,000.00 mensuales pero también se incrementaron los gastos de sus salidas sociales y las cuentas de clubs nocturnos y antros. Una noche, pasado de copas, hizo un papel muy desagradable en el antro de moda. Enseguida sintió los flash de los celulares de los presentes que capturaban su vergonzosa imagen. Sus redes sociales se infestaron de fotografías y vídeos, todos ellos mostrando su prepotencia característica.
 
El dueño de la mobiliaria no tardó en percatarse de lo sucedido. ¿Un Director Comercial actuando de esa manera? Mandó a llamar a Francisco a su oficina. No tardó mucho tiempo en darle las gracias e indicarle donde estaba la puerta.  
 
Francisco salió molesto del edificio. Se subió a su carro ahogado en cólera. Estaba muy golpeado emocionalmente. Encendió el motor y tomó la carretera sin rumbo definido. La cabeza le pesaba, sus pensamientos nublaban su mente… ¿Cómo le había sucedido algo así?, ¿Qué podía hacer ahora? Intentó controlar el volante pero era muy tarde. Se había impactado de frente contra un vehículo.
 
Cuando abrió los ojos se halló a sí mismo en el hospital. Su madre sostenía su mano. Lloraba. Varios doctores entraron al cuarto para explicarle su situación: estaba incapacitado y no había manera de cambiar su estado.
 
Francisco se quedó pasmado. Sabía muy bien que en vez de agradecerle a su madre por todos los sacrificios para convertirlo en un hombre de bien, se había vuelto una carga para ella por el resto de su vida.
 

Leave a comment

ACF - Nuestra Empresa

Analistas y Consultores Financieros es una Agencia Líder en la atracción y desarrollo de Asesores en Planeación y Protección Patrimonial. Nos dedicamos a buscar gente con deseos de formar su empresa, capacitándolos para ofrecer a los clientes bienestar patrimonial. 

Ubicación

Contáctanos

  •  Circ. Agustín Yáñez No. 2692
    Col. Arcos Vallarta, Guadalajara, Jal. 
    C.P. 44130
  •  (33) 3669 3651 / 3669 3652
  •  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.