(33) 3669 3651 / 3669 3652

Circ. Agustín Yáñez No. 2692

Analistas y Consultores Financieros
¿Cuál es tu propósito de Año Nuevo? ¿Tiene que ver con el éxito de tu negocio? De acuerdo con el sitio Web Get 2 Grow, en el mundo existen 472 millones de emprendedores y surgen alrededor de 100 millones de startups al año. Hoy en día, ya no es suficiente una idea innovadora ni el valor y esfuerzo para concretarla, tampoco se trata de los mejores contactos ni de estar en el lugar exacto en el momento preciso. Ser un emprendedor exitoso es un estilo de vida (por más cliché que suene); es lo que se requiere para adoptar ciertos hábitos que, a la larga, harán la diferencia.
 
El portal de noticias británico The Telegraph se dio a la tarea de realizar una investigación sobre los hábitos del emprendedor que, según expertos, son básicos para construir el camino al éxito. A continuación, te presentamos los mejores hábitos para convertirte en un gran emprendedor este 2016.  
 
1. Gasta dinero para ganar dinero
“El dinero es un medio para hacer más dinero”, afirma Oliver Emberton, fundador de la firma de software Silktide. “Durante su niñez, Warren Buffett y un amigo compraron una máquina de juegos por 25 dólares; en pocos meses, su negocio de maquinitas se había expandido de manera tal que comenzó a generarles ingresos regulares”. Los emprendedores usan el dinero para adquirir bienes que generan dinero que genera bienes que genera dinero, etcétera.
 
2. Identifica soluciones, no problemas
De acuerdo con Andrei Kolodovski, autodenominado emprendedor serial y ampliamente reconocido en Silicon Valley, “los verdaderos emprendedores siempre están buscando hacer que sus ideas funcionen, mientras que el resto se enfoca en identificar todas las razones por las que su idea no va a funcionar. Si un emprendedor se encuentra con un obstáculo, se moviliza y busca maneras de superarlo. El resto lo ve como una excusa para rendirse”.
 
3. Desayuna incertidumbre
Los emprendedores no entran en conflicto con las preguntas sin respuesta, según William Franceschine, emprendedor californiano: “¿Qué clase de seguro de gastos médicos tendré? ¿Qué pasará si la competencia copia mi idea? ¿Cómo voy a juntar el dinero? ¿Qué tal si alguien ya tiene la patente para esto? Este tipo de preguntas sin respuesta podrían causar que la mayoría de las personas no crearan Facebook aunque se les diera una máquina del tiempo para regresar al 2003. Estas preguntas no molestan a los emprendedores exitosos, ellos tienen la confianza de que van a encontrar las mejores respuestas y están en paz con el hecho de recorrer un territorio inherentemente riesgoso”.
 
4. Ten un sentido de urgencia
“Los emprendedores exitosos nunca tienen tiempo,” dice Kolodovski. “Cuando se les encarga una tarea, buscan el camino más eficiente y rápido para completarla y seguir adelante, teniendo siempre en mente el panorama general. La gente promedio tiende a enfocarse en detalles menores y estancarse en el proceso”.
 
5. Sé un realista positivo
“Apuestan inteligentemente – eso es lo que implica hacerse rico - una apreciación honesta de las probabilidades, habilidad que pocos poseen,” asegura Emberton. “Muchas de las verdades de la vida son incómodas, complicadas o contraintuitivas, y se requiere de un verdadero esfuerzo para distinguir unas de otras; sin embargo, la ausencia de información perfecta ayuda a ver el mundo bajo una mirada positiva. Los pesimistas no son buenos emprendedores”.
 
Optimismo, instinto y visión. Capacidad no sólo de ver más allá, sino de contemplar el futuro con buenos ojos y saber cuándo y cuánto arriesgar: siempre con nuevos objetivos en la mira, siempre estratega y claro, confiando firmemente y todo el tiempo en la idea que te inspiró a formar tu negocio. ¿Tú qué esperas? Adopta ya estos hábitos y marca la diferencia entre tu compañía y el resto este 2016.
¿Qué puedes aprender del fenómeno de los superhéroes y villanos? Conoce las claves detrás de estos productos.
 
 
Los superhéroes ocupan las pantallas y los espectaculares en las calles. Los reflectores en el mundo de la cinematografía están puestos en precuelas, secuelas, spin offs y crossovers de personajes de DC Comics, Marvel y otras editoriales.
 
Esta semana, la euforia por las historietas crecerá aún más, pues se lleva a cabo la Comic-Con 2014 en San Diego California, que reunirá a cerca de 100,000 fanáticos del universo de los comics y la ciencia ficción. Pero el éxito de estos personajes es palpable también en el ámbito económico: basta con ver la apabullante recaudación en taquilla que consiguió la primera entrega de The Avengers y el listado de Forbes de las celebridades mejor pagadas que lidera el actor Robert Downey Jr., quien interpreta a Tony Stark tanto en las películas de Iron Man como en las de los Vengadores.
 
Pero como empresario, ¿qué puedes aprender de este fenómeno que encanta a chicos y grandes? Te compartimos 10 lecciones que puedes aplicar en tu negocio.
 
 1. Aplica la ’lógica’ de los comics en tu storytelling. Los comics han ganado millones de seguidores a lo largo del tiempo debido a la estructura tanto de sus ilustraciones como de narrativa. Diles a tus clientes quién eres y qué haces utilizando las exitosas fórmulas de las historietas: con personajes, escenarios, héroes, villanos y aventuras.
 
2. Crea personajes. Aprovecha los gimmicks. Un gimmick o personaje publicitario es una buena estrategia de marketing para las marcas de consumo. Diseña tu propio personaje; agrégale los valores de tu empresa y una personalidad distinttiva. Puedes intentar hacer una parodia de un superhéroe conocido. Recuerda que el humor es una excelente arma para vender.
 
3. Diversifícate. Si algo enseñan los comics es que si tienes un buen producto (o marca) lo aproveches al máximo. De las historietas se han creado ediciones especiales, películas, videojuegos, juguetes de acción, productos de consumo, entre otras cosas. Crece tu marca con nuevas líneas de negocio a partir de una marca conocida en el mercado.
 
4. Haz branding personal. Para los fanáticos de los comics, personalidades como Stan Lee son tan importantes como sus creaciones e incluso se hace presente en ellas a través de cameos. Como emprendedor, tu marca personal es igual de relevante que la de tu empresa. Procura hacerte de un nombre y de un reconocimiento en tu industria; esto te dará mejor reputación y valor a tus productos.
 
5. Piensa en crossovers, spin offs y secuelas. Los comics demuestran que no hay que inventar el hilo negro para triunfar una y otra vez. De una misma historia salen precuelas, secuelas, spin offs (derivados) y crossovers (interrelación entre personajes de distintos comics). Para renovarte constantemente haz lo mismo con tus productos: busca formas de sacar líneas relacionadas, ofrecer paquetes, juntar productos/servicios o diversificar a partir de una misma marca.
 
6. Crea comunidades. Los fanáticos de los comics se unen y son parte de comunidades debido a su pasión por la historieta o el personaje. Tú puedes impulsar esta acción desde tus trincheras; aprovecha tus redes sociales y blogs para compartir promociones y contenido exclusivo, invita a tus “fans” a eventos para que se conozcan y fomenta oportunidades para que tus clientes interactúen.
 
7. Lleva a tus clientes a distintos canales. Un verdadero fan de comic está siempre al pendiente de todo lo que sale relacionado a él, ya sea un nuevo comic, película, videojuego, etcétera. Haz que todos tus canales ofrezcan una experiencia atractiva y los inviten a ser parte de ellas. Siempre incluye en tus productos y materiales llamados para que te sigan en otras redes o visiten tu sitio Web.  
 
8. Encuentra a tus fans e invítalos a potenciar tu marca. Si algo tienen que presumir los comics es la cantidad y calidad de sus aficionados de todas las edades y partes del mundo; gente que está dispuesta a defenderlos y a comprar sus productos. ¿Hay personas que hablan bien de tu marca en redes sociales? ¿Tienes clientes satisfechos que compran seguido en tu empresa? Usa sus testimonios y comentarios para mejorar tu branding; pero no olvides darles algo en agradecimiento a su lealtad.
 
9. Súmate a la tendencia. Son millones los fans de los comics, ¿por qué no usarlo a tu favor? Puedes convertirlos desde en una oportunidad para emprender, por ejemplo abriendo una tienda virtual de compra-venta de comics o un local temático; hasta en una forma de darles un “boom” a tus productos por medio de licencias.  
 
10. Conquista a diversos públicos. Los comics tienen el gran poder de llegar a personas de distintas edades, niveles socioeconómicos, perfiles y nacionalidades. Si bien tu estrategia debe ser segmentada, piensa cómo puedes lograr que tu producto, servicio o mensaje llegue a diferentes públicos en distintos momentos.
Mientras levantas tu negocio y alcanzas tus metas, inevitablemente te vas a tropezar con estos obstáculos.
 
 
El fracaso es parte de la vida, especialmente de la de los emprendedores. Muchos negocios nuevos se hunden en los primeros años y, aunque el tuyo sea uno de los pocos que sobrevivan en la prueba inicial, experimentarás pequeños fracasos a lo largo del camino. Las personas experimentadas saben que ninguna falla es suficiente para comprometer el éxito de una mente dedicada. Los fracasos son experiencias de las que aprendes y errores que debes cometer para mejorar tus habilidades.
 
Mientras te desarrollas como dueño de negocio y trabajas para alcanzar tus metas inevitablemente enfrentarás estos siete fracasos.
 
1. Rechazar una parte de tu investigación. La investigación va a ser la base de tus expectativas, planes y metas. Ya sea que juzgues mal la fuerza de tu mercado potencial o rechaces completamente tu investigación inicial, ese fracaso afectará tu negocio de forma negativa. Afortunadamente, los peores errores de investigación pueden ser corregidos por medio de la reevaluación y ajustes posteriores.
 
2. Olvidar una fecha de entrega importante. Muchas fechas de entrega son muy arbitrarias, pero hay otras que no puedes perderte. Por ejemplo, si tus inversionistas esperan que tu producto salga cierto día, no puedes quedar mal con ellos. Cuando esto inevitablemente pase, no te desanimes. Descubre qué salió mal, compensa lo que puedas, y corrige tus procedimientos para que no pase otra vez.
 
3. Perder una oportunidad. No importa si pierdes a un cliente importante o una oportunidad de relaciones públicas, al final afectará tu negocio. Dependiendo cómo estructuraste tu empresa, esta pérdida puede llegar a ser relativamente menos devastadora. Si te vas a recuperar a corto plazo, necesitarás diversificar tu menú de oportunidades con más clientes o una perspectiva más amplia para cubrir tus apuestas contra tal pérdida.
 
4. Contratar a la persona equivocada. Encontrar ayuda es difícil y eventualmente vas a contratar a alguien que no encaja bien en tu organización. La falta de productividad, motivación o la mala actitud puede arruinar lo que podría ser una gran relación laboral. No dejes que los empleados negativos comprometan tu fuerza laboral, reconoce el fracaso al contratarlos y corrígelos o sigue adelante.
 
5. Olvidar o dar por alto un suceso importante. Puede ser un competidor antiguo que tiene una gran reputación o una nueva tecnología que no creías que fuera tan buena. Cuando la competencia en tu industria comienza a moverse, es fácil perder el piso.
Sin importar qué tan preparado estés o qué tan pronto anticipes los patrones del futuro, siempre habrá algo que confunda tus expectativas e interrumpa el flujo de tu negocio. Todo lo que puedes hacer es mitigar las consecuencias inmediatas e implementar nuevas estrategias para cumplir tus retos.
 
6. Mala administración de tus operaciones. Hay cientos de formas en las que esto puede salir mal. Podrías tener un flujo deficiente de ventas, un programa de producción ineficaz, un segmento sin supervisión de las operaciones o simplemente un mal modelo, de lo cual no te darás cuenta hasta que sea muy tarde.
 
En algún punto de tu carrera verás en retrospectiva y te darás cuenta de lo mucho que has perdido debido al plan de operaciones fallido. Acepta que siempre hay oportunidades para cambiar las cosas, busca las que te ayuden a generar cambios positivos y hazlas una prioridad.
 
7. Perder tus proyecciones financieras. Hay dos grandes motivos para perder tus proyecciones financieras: sobreestimar la cantidad de ventas y los ingresos que tu empresa debe aportar o el bajo rendimiento comparado con tus metas.
Cualquiera de los dos es peligroso para el futuro del negocio. Ten en mente que las proyecciones son sólo eso y mientras tengas estabilidad para seguir adelante, tendrás más oportunidades para ajustar tus expectativas y mejorar el desempeño de la empresa.
Nunca dejes que el fracaso te detenga. Algunas de las empresas más exitosas en el mundo incluyendo Microsoft, Apple y Virgin Group fueron fundadas y guidas por emprendedores que fallaron y siguieron trabajando para alcanzar sus sueños.
Seguir tu pasión te llevará hasta cierto punto. También necesitas establecer objetivos y formular un buen plan.
 
 
Cuando decidí dejar mi trabajo corporativo para dedicarme al arte culinario, sólo podía pensar en lo que más amaba: cocinar. Pero pronto se volvió claro para mí que dejar la seguridad de una carrera para tomar otra no es tan sencillo.
 
Emprender con algo que amas hará que trabajes mejor, pero eso no quiere decir que tendrás un negocio rentable. El trabajo duro debe alinearse con las oportunidades correctas y ahí es donde el espíritu emprendedor entra y deja que la pasión forme parte de tu empresa.
 
Mi viaje por la cocina me ha enseñado innumerables lecciones que van más allá del tiempo y temperatura. Si buscas cambiar el tuyo aquí hay algunas lecciones probadas:
 
1. Trata las metas como recetas. Recuerda hacer una cosa a la vez. Es fácil quedarse atorado en algo que según nosotros amamos pero que en realidad no significa tanto. Si segmentas tus metas podrás tener una visión clara para estar calmado y enfocado en el proceso. Ten tus objetivos en mente, pero trata de apreciar los momentos que estás experimentando.
 
2. Conoce a la gente que llegó antes que tú. Cuando me cambié de carrera, aprendí de grandes chefs. Quería saber de todo, incluyendo los aciertos y errores de estos personajes. Nunca esperé tomar el mismo camino que ellos, pero entendí de cierta forma lo que hicieron para poder triunfar.
 
3. Siempre ofrece algo. Yo suelo viajar un poco, aprendo de chefs y cocineros alrededor del mundo. Cuando llego a un lugar nuevo me gusta ver qué hacen para conocer nuevas técnicas y platillos.
Esto ha sido un gran reto como extranjera. Pero usualmente, a cambio de observarlos, ofrezco mis servicios en sus restaurantes o les doy una receta nueva. Si les das tu confianza y ayuda se abrirán más contigo.
 
4. Busca ayuda de los que lo hacen mejor que tú. Usa tu red y recursos con cuidado. Si no tienes cierta habilidad seguro conoces a alguien que sí. Por ejemplo, una vez quería tomarle fotos a mis recetas pero no sabía cómo. Compré una buena cámara y le pedí a un amigo mío que es fotógrafo que me enseñara a tomar buenas fotos.  
 
5. Prepárate para estar incómodo, tanto física como mentalmente. Algunas de las grandes lecciones y experiencias de la vida vienen de cuando no me sentía muy cómoda con lo que estaba haciendo.
Cuando me propuse a escribir mi primer libro de cocina, estaba embarazada y trabajaba tiempo completo. Tenía que escribir, cocinar, probar y fotografiar el libro entero. Esto me aterraba. Había días en los que terminaba tan cansada que me costaba trabajo levantarme. Pero al final terminé el libro con éxito.
¿Qué pasaría si nos propusiéramos cultivar hábitos que nos beneficiaran como profesionistas y como personas?
 
 
Diciembre es el mes perfecto para ver a los amigos, comer hasta saciarnos, brindar, intercambiar regalos y reunirnos con nuestros familiares. Pero también es la temporada ideal para reflexionar en torno a nuestros hábitos y, en general, a la manera en que hemos decidido llevar nuestra vida.
La realidad es que los emprendedores suelen poner su vida personal en segundo plano y priorizar todo lo que tenga que ver con su trabajo. Asimismo, suelen caer en un círculo vicioso que les impide crecer y salirse de su zona de confort.
 
¿Qué pasaría si nos propusiéramos cultivar hábitos que nos beneficiaran no sólo como profesionistas, sino también como personas? Estos son 12 propósitos que los emprendedores (y todas las personas de este mundo) deberían hacerse. Y por supuesto, cumplir.
 
1. Ser menos dependientes del celular. Sí, somos personas modernas y ocupadas, y tenemos que estar localizables 24/7… ¿o quizá no? El año que viene, no nos vendría nada mal aprender a liberarnos de la tiranía de nuestro Smartphone y limitarnos a usarlo cuando sea estrictamente necesario. Reaprendamos a disfrutar la vida real y a las personas que están a nuestro alrededor.
 
 
2. Hacer algo por beneficiar nuestro entorno. Apoya una causa en la que creas: puedes destinar un porcentaje de tus ganancias a una fundación, inscribirte como voluntario en una o –¡mejor aún!–crear una desde cero. Regresa al mundo algo de lo mucho que te ha dado.
 
3. Tomar cursos de actualización. Quizá eres un experto en tu campo, pero si te conformas con eso, estarás perdido. Ten presente que el mundo cambia cada día, y si no te montas al tren y te mantienes actualizado, tarde o temprano te quedarás atrás en la carrera. Inscríbete a cursos, toma clases desde casa, platica con expertos que amplíen tu panorama.
 
4. Leer. Estás tan ocupado en el día que no encuentras ni un segundo para sentarte a leer… ¿verdad? Créenos: éste no es nada más que un pretexto. Proponte leer por lo menos 10 minutos al día. Elige un libro divertido e interesante, de esos que resulta difícil soltar.
 
 
5. Vivir con menos estrés. Tu salud física y mental debería ser una prioridad. Ninguna junta, venta, puesto o empresa vale más que eso. Proponte no cargar sobre tu espalda más trabajo del que puedas resolver sin comprometer tu bienestar.
 
6. Dedicar más tiempo a estar con nosotros mismos. Valoremos el tiempo que dedicamos a nuestros hobbies, a ejercitarnos, descansar y estar con nuestros amigos igual que como valoramos las horas que dedicamos al trabajo. El tiempo para uno mismo nunca debería ser el tiempo que sobra.
 
7. Empezar a meditar. Tomarnos unos minutos para meditar es equivalente a encontrar un oasis de calma en medio del caos. Proponte meditar por lo menos cinco minutos al día; despiértate un poco más temprano y hazlo antes de que comience tu día. Asimismo, tómate un momento para respirar y reconectarte contigo mismo antes de ir a dormir
 
 
8. Aprender a decir “no”. Si hiciéramos un recuento de todas las veces que hemos accedido a hacer algo que realmente no queríamos hacer, quizá el número subiría a miles. Aprender a establecer límites es aprender a respetarnos a nosotros mismos y conseguir que los demás nos respeten.
 
9. Aprender algo completamente nuevo. Procura que este aprendizaje no tenga nada que ver con tu experiencia profesional; puedes aprender un idioma nuevo, tomar clases de cocina, volverte experto en jardinería… las opciones son ilimitadas.
 
10. Ser responsables. Procuremos que todas y cada una de nuestras acciones –incluidas nuestras decisiones de negocios– respeten nuestros valores, los de las demás personas y el entorno. Evitemos actuar sin considerar las consecuencias.
 
11. Alejarse de personas negativas. Dice el dicho "dime con quién te juntas y te diré quién eres", y esto no podría ser más cierto. Las personas que te rodean, tanto de tus círculos más cercanos como de los lejanos, influyen enormemente en tu estado de ánimo y tus actitudes frente a la vida. Rodearte por personas positivas, que te inspiren a mejorar, es un asunto de primera necesidad.
 
12. No ser tan exigente con uno mismo. Permítete fallar. Reconoce tus límites. Comprende que no tienes que demostrarle nada a nadie, que lo único importante es encontrar un punto de equilibrio que te permita ser feliz.

ACF - Nuestra Empresa

Analistas y Consultores Financieros es una Agencia Líder en la atracción y desarrollo de Asesores en Planeación y Protección Patrimonial. Nos dedicamos a buscar gente con deseos de formar su empresa, capacitándolos para ofrecer a los clientes bienestar patrimonial. 

Ubicación

Contáctanos

  •  Circ. Agustín Yáñez No. 2692
    Col. Arcos Vallarta, Guadalajara, Jal. 
    C.P. 44130
  •  (33) 3669 3651 / 3669 3652
  •  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.