(33) 3669 3651 / 3669 3652

Circ. Agustín Yáñez No. 2692

Analistas y Consultores Financieros
La innovación es un proceso de cambio.
 
Cualquier persona puede generar una transformación. De hecho, tú estás innovando cuando trabajas en un reto donde desarrollas o lanzas una nueva propuesta al mercado. La medición del impacto que tenga ese concepto te dará como resultado qué tipo de innovación haz realizado y cuáles son sus beneficios en la sociedad.
 
Todos en algún momento hemos tenido una buena idea. Es ese segundo que decimos ¡Eureka! y sentimos una gran satisfacción personal por haber atravesado ese proceso de ideación, por resolver algún problema o generar algo nuevo que nos traerá un beneficio. Esos momentos son invaluables y debemos toparnos con ellos con más frecuencia.
 
Pero, ¿qué hacemos con esas ideas?, ¿las llevamos a la práctica? En la mayoría de los casos, no.
Existen técnicas, comprobadas científicamente y aplicadas en el desarrollo de grandes marcas internacionales, que ayudan a la generación de conceptos innovadores. Estas metodologías impulsarán a que los momentos de ¡Eureka! tengan un mayor valor. 
 
Según el libro de Bryan W. Mattimore, "Idea Stormers: How to Lead and Inspire Creative Breakthroughs", estas son siete tácticas para generar ideas innovadoras en grupo.
 
1. Interrogatorio de supuestos: esta técnica nos ayudará a producir cuestionamientos durante cualquier momento del desarrollo de algún producto o servicio nuevo.
Se recomienda generar entre 20 o 30 supuestos, verdaderos o falsos, que se relacionen con lo que se está desarrollando, después tomemos varios de ellos con el fin de desencadenar nuevas ideas sobre el producto o servicio a ofrecer.
 
2. Redefinición de oportunidades: está técnica nos ayudará a “destilar” nuevos conceptos desde una idea principal.
 
Se tiene que escribir una oración central que defina qué es lo que queremos poner en marcha o cambiar. Después, de esa misma oración elegirás las palabras clave y las intercambiarás para crear alternativas. Al final, tendrás tu oración principal y una serie de combinaciones diferentes sobre la idea original.
 
3. Deseo: este rol play nos ayudará a salir de nuestras formas comunes de pensar y nos permitirá ver nuevas posibilidades.
Se tiene que empezar preguntando las formas imposibles de hacer las cosas y después tener una lluvia de ideas sobre cómo sería posible lograrlas. Genera entre 20 y 30 deseos de tu negocio. Después, concéntrate en esas “ilusiones improbables” y úsalas como estímulos para generar las mejores ideas para tu empresa.
 
4. Cerebro en movimiento: nos ayudará a que todos los miembros del equipo tengan oportunidad de generar ideas.
El grupo selecciona varios aspectos del problema en torno al cual se quiere una solución. Estos se convierten en las instrucciones creativas del grupo para trabajar. Algún integrante coloca los aspectos del problema en hojas pegadas en la pared. Los participantes escriben sus ideas de solución en un papel y luego lo intercambian con el fin de añadir nuevas ideas en los papeles de su compañero.
 
5. Intuición semántica: nos ayudará a inyectar energía al grupo, en los momentos que sientan que no generan ideas de valor al final de una lluvia de ideas.
El primer paso es seleccionar las tres categorías de palabras que se relacionan con tu reto. Se deben generar palabras en cada una de estas categorías, después - de manera aleatoria - selecciona cualquier palabra del grupo y combinarlas con el fin de generar una minihistoria.
 
6. Imágenes de sugerencia: esta técnica impulsa la creación ideas de valor con base en fotografías o dibujos que se relacionen con el problema o nueva idea a tratar.
Se les pide a los participantes que escriban en una hoja las ideas que se les vengan a la cabeza cuando vean la imagen. Después se tomarán un tiempo para discutir sus conclusiones y poder exponerlos al grupo.
 
7. Peor idea: esta metodología permite actuar esos momentos cuando todo sale mal.
Es simple: el grupo tendrá que generar ideas malas, groseras, horribles e ilegales sobre el problema a tratar. Esto generará risa y convivencia. Ya que tengamos la lista, comentémosle al grupo que esas ideas las cambiemos a buenas ideas, pensando en su opuesto.
 
 

El inversionista y CEO de FUBU, Daymond John, habló sobre algunas características que todo emprendedor debe tomar en cuenta a la hora de crear su propia marca.
 
El protagonista de Shark Tank destacó la importancia de tener una estrategia a la hora de dar a conocer el nombre de tu empresa. Te dejamos los seis consejos que brindó.
 
1. Ama lo que haces
 
El éxito no solo se basa en el dinero. Llegar a éste significa cambiar al mundo para bien, así que haz lo que te obsesione. Si no te deja dinero, te sentirás feliz de al menos haberlo intentado.
Además, si realmente amas lo haces, tu marca evolucionará de manera espontánea.
 
2. Fija una meta
 
Pregúntate lo siguiente: ¿Qué buscas? ¿A dónde quieres llegar? ¿Qué necesita el mercado a cuál te quieres dirigir?
Al responder estas cuestiones tendrás las bases de lo que será tu empresa y tu plan de negocios.
 
3. Prepara un buen pitch
 
Si realmente conoces tu marca, no tendrás problema a la hora de hablar de ella. El inversionista aseguró que son tres los factores clave a la hora de promover tu negocio.
Tu pitch tiene que:
- Ser muy corto. 
- Ser contado a través de una historia.
- Estar enfocado en el inversionista. Cuéntale cómo tu producto le beneficiaría. No pierdas el tiempo explicándole por qué te serviría a ti. Al final de cuentas, todos queremos éxito.
 
4. Haz tu tarea
 
“La responsabilidad se asume, no se otorga”.
Teniendo claros tus objetivos vas a encontrar la manera de llegar a ellos. Investiga y vuélvete un experto en el campo. Mantente firme en tus creencias y a la vez sé lo suficientemente flexible para dar la bienvenida a cosas nuevas.
Aprovecha la tecnología y aprende a manejar las herramientas necesarias, como las redes sociales. Hoy en día éstas te acercan a tu público y facilitan tu entendimiento hacia ellos. Recuerda que el social listening es una gran metodología con la que cuentas para conocer a tu consumidor.
 
5. Define tu marca
 
Tú eres el primer embajador de ella. Los valores de tu empresa y los tuyos deben dirigirse al mismo lugar y las necesidades de tu negocio tienen que verse reflejadas en tus propias ambiciones. Es por eso que el inversionista de Shark Tank dice: “Si no te sabes definir, alguien lo hará por ti”.
 
6. Sé como un tiburón
 
No temas equivocarte. La experiencia te ayudará a crear un negocio exitoso, por lo que no debes dejar de reinventarte.
Al final del día, la responsabilidad de crear una marca fuerte reside en los hombros del emprendedor. Así que no olvides que: cuando los tiburones dejan de nadar se hunden.
Hay muchas maneras de formar una marca inolvidable. ¿Conoces alguna otra? Platícanos en los comentarios.
Hay muchas personas que solo se centran en hechos al momento de dar un discurso. No digo que los datos precisos no sean importantes para la toma de decisiones, pero a lo largo de los años son las historias la forma de expresión verbal más utilizada —y efectiva— por los líderes.
 
Incluso sabios como Aristoteles, Platón, Sócrates y Confucio —entre otros— las han empleado en lugar de solo afirmar principios (o hacer una lista de ellos, como la mayoría de los libros de negocios y artículos de actualidad).
 
¿Recuerdas la fábula de Esopo sobre la tortuga y la liebre? ¿Cuál es su principio? O Volver al futuro en donde Marty y el Dr. Brown buscaban hacer cambios a través del tiempo. ¿Cuál es la clave principal de estas narraciones y por qué son tan poderosas?
A continuación, algunos puntos sobre la importancia de las historias y el increíble poder de permanencia que tienen en nuestras vidas.
 
1. Nos hacen aprender —y recordar— de manera más efectiva 
 
La combinación de palabras e imágenes es la causante de que podamos entender con mayor facilidad estas narraciones. Sin embargo, las que incluyen emociones son sin duda las más eficaces. 
 
2. No son retadoras
 
Debido a que estos relatos se encuentran dentro del contexto de quien los cuenta, la gente los escucha lo hace de manera "abierta".
 
3.Siempre nos identificamos con uno o más personajes
 
Nos vemos a nosotros mismos viviendo y sintiendo las mismas cosas que ellos.
 
4.Observamos a “externos” representando a "internos"
 
Aunque no nos identificamos con algunos personajes, éstos nos recuerdan a alguien más. Son las acciones de dichos interprétes las que nos brindan una idea de por qué reaccionamos ante nuestros conocidos de la manera que lo hacemos.
 
5.Somos capaces de aprender de las experiencias de los demás 
 
Las historias nos permiten observar las distintas posibilidades a la hora de manejar una situación dificil. Esto nos beneficia pues aprendemos de otros sin tener que experimentarlo nosotros mismos.
 
6.Son fáciles de recordar y de comunicar 
 
Debido a sus imágenes y calidez, estos relatos nos ayudan a recordar y explicar algo de manera más rápida y sencilla.
La lección es esta: los líderes y a las personas influyentes siempre son y serán excelentes narradores. Piensa en las experiencias de vida que te han impactado y empieza a contar historias para enseñar lecciones importantes.
Tengo una confesión: soy fanático del famoso autor de negocios Guy Kawasaki. Pero es por una buena razón: es inteligente, divertido y se parece a Jackie Chan (de  verdad, muchas personas le han preguntado si es la estrella del Kung-fu). Recientemente Kawasaki lanzó un nuevo libro llamado “The Art of the Start 2.0: The Time-Tested, Battle-Hardened Guide for Anyone Starting Anything” por lo que tuve la oportunidad de entrevistarlo y pedirle seis tips para hacer crecer un negocio.
 
Esto fue lo que me dijo:
 
1. Práctica: como emprendedores necesitamos dar presentaciones de manera regular. Nunca hables en público sin antes haber practicado. Al hablar de Steve Jobs, Kawasaki recuerda cómo el legendario emprendedor solía ensayar sus presentaciones por horas y horas, perfeccionando los detalles. “Mucha gente cree que Jobs improvisaba, lo cual es absolutamente mentira”.
Si quieres ser tan exitoso como Steve Jobs, practica mucho.
 
2. La juventud puede ser una fortaleza: la edad de verdad no importa. Puedes vencer a competidores que tengan mucha más experiencia. Piensa en el mundo de la tecnología: es más probable que un joven de 25 años desarrolle un software atractivo para millennials que una persona de 60 años.
Kawasaki recomienda este tipo de pensamiento: “Quería usar cierto tipo de productos pero nadie los hacía, así que decidí crearlos”.
 
3. Cuenta la historia de tu producto: el storytelling28515 ayuda a los clientes a entender qué hace que tu oferta se destaque. ¿Cómo descubriste que había una necesidad en el mercado? ¿Por qué creaste este producto?
La historia de tu oferta, dice Kawasaki, puede ser “Soy un millennial y quiero usar este producto. Sé que hay otros como yo que lo utilizarían”.
 
4. Posiciónate frente al líder del mercado: cuando vas contra una gran empresa como Google, por ejemplo, debes aceptar que existe. Explica por qué eres diferente. Imagina que Toyota hubiera dicho: “Estamos presentando el Lexus. Es el mejor auto de lujo de la industria” y la gente hubiera contestado “¿Has escuchado de BMW y Mercedes? ¿De verdad eres como ellos?”
Por ese motivo Lexus utiliza el siguiente posicionamiento, asevera Kawasaki: “Somos tan buenos como Mercedes y BMW, pero a mitad de precio”.
 
5. Encuentra tu razón: el porqué de tu startup debe ser lo que te mantenga motivado. Kawasaki indica que su impulso para hacer negocios exitosos es simple: “Tengo cuatro hijos. Son demasiadas colegiaturas”.
Descubre cuál es tu combustible y no le tengas miedo al éxito.
 
6. Los grandes apoyos empiezan con buenos productos: el emprendedor necesita tener una gran oferta antes de tener el coraje de acercarse con una persona influyente para que apoye su marca. Los libros de Kawasaki son recomendados por líderes de la talla de Richard Branson y Arianna Huffington, pero toma tiempo tener un buen producto que cuente con esta clase de sellos de garantía. 
 
No desestimes el poder de una buena recomendación, sobre todo el de las personas comunes y corrientes. La gente no está esperando que el Wall Street Journal le dé su aprobación al nuevo iPhone, dice Kawasaki. Se meten a internet a ver las reseñas de sus pares.
Entender los ritmos de tu negocio y crear rutinas que ayudan en lugar de obstaculizar tu productividad te dará ventajas competitivas significativas. 
 
Trabajé con el fundador de una empresa que descubrió que las tres reuniones diarias que tenía con su equipo clave, su mentor de negocios y un proveedor nuevo estaban impactando negativamente su habilidad para ver a futuro. Estas reuniones siempre se enfocaban en temas actuales, en situaciones del pasado y no hablaba lo suficiente acerca de oportunidades venideras y cómo prepararse para ellas. Aunque hacía muchas cosas en un solo día, en cuanto eliminó esas juntas, su horario se hizo mucho más productivo. 
 
Elige lo que podrías llamar como un “día típico” dirigiendo tu negocio y descríbelo detalladamente en un papel  y fíjate cuándo te distraes. Una vez que tengas en claro cuál es tu rutina, toma nota de estas tres técnicas que te ayudarán a enfocarte, priorizar y trabajar más inteligentemente: 
 
1. Usa sabiamente los lapsos de 15 minutos
La primera distracción más persistente que encuentro en los emprendedores es volver a pensar en una tarea en la que pensaron antes. Siempre son las pequeñas cosas las que nos distraen. Quizá pensaste en hacer una cita con el doctor, o necesitas cambiar tu impresora; tal vez hay una decisión financiera que has estado posponiendo para cuando tengas “más tiempo”. Acéptalo: nunca tendrás más tiempo. 
 
Por eso, deshazte de estas tareas. Durante la siguiente semana lleva una lista de las tareas que pueden ser completadas en 15 minutos. En una semana normal, mis clientes suelen llegar con entre 10 y 20 acciones. Tener consciencia de cuáles son estas tareas te ayudará a resolverlas en ‘tiempos muertos’ como cuando esperas a que empiece una junta, en lugar de perder tus minutos viendo Facebook o fotos en Instagram. 
 
2. Maximiza tus interrupciones
El segundo mayor impedimento de la productividad son las interrupciones. No es darle un vistazo a un mensaje de texto, leer un email o responder a una pregunta de alguien de tu equipo lo que más absorbe tiempo; sino el tiempo que necesitas para regresar a estar concentrado. 
 
Ésa es la razón por la que debes maximizar tus interrupciones. Guarda tres o cuatro cosas que quieras hablar con alguien la siguiente vez y pídele a tu equipo que lo hagan con todas las personas con las que hablan o envían un email. Obviamente, si algo es urgente no esperes. Pero estarás realmente sorprendido cuando notes cuántas de estas interrupciones no son cosas urgentes. 
 
Por ejemplo, este mes, mientras estaba en un paseo ciclista por Colorado, recibí un email de un miembro del equipo que necesitaba cinco preguntas respondidas para el final de la semana. Me interrumpió una sola vez, en lugar de cinco separadas y pude responder a todas sus interrogaciones en una sesión de trabajo al final del día. 
 
3.  Ve hacia el futuro
Para ser productivo debes mirar hacia el futuro. Abre tu calendario digital y ve hacia 90 días. En 300 a 500 palabras describe qué metas personales, profesionales y de salud deberías haber alcanzado. Hazlo nuevamente con una visión de 180 días y 365 días a partir de la fecha actual. Esta práctica te brinda un mayor objetivo hacia el cual trabajar, lo que te mantendrá motivado y enfocado.

ACF - Nuestra Empresa

Analistas y Consultores Financieros es una Agencia Líder en la atracción y desarrollo de Asesores en Planeación y Protección Patrimonial. Nos dedicamos a buscar gente con deseos de formar su empresa, capacitándolos para ofrecer a los clientes bienestar patrimonial. 

Ubicación

Contáctanos

  •  Circ. Agustín Yáñez No. 2692
    Col. Arcos Vallarta, Guadalajara, Jal. 
    C.P. 44130
  •  (33) 3669 3651 / 3669 3652
  •  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.